11 Consejos para que los niños tomen fruta

La dieta de los niños ha variado mucho en los últimos 50 años, mientras para los peques de los 60 y 70 tener en la mesa una pieza de jugosa fruta era un premio, en la actualidad en muchos hogares parece más un castigo. Alimentos azucarados y derivados lácteos libran una dura batalla contra las saludables frutas en los postres infantiles.

Es por ello que hoy os traemos unos consejos muy útiles para que vuestros niños os empiecen a pedir esa fruta que está tan buena.

  1. Muestre a los niños que incorpora la fruta y verdura con normalidad e imaginación en los menús diarios para toda la familia.
  2. No utilice nunca la fruta y verdura a modo de castigo (si te portas mal… cenarás verdura!). Transmítale los valores positivos que aportan: color, variedad, sabor, vitaminas, minerales…
  3. Varíe y amplíe la fruta y verdura que compra: conseguirá que su hijo acepte un mayor número de alimentos.
  4. Póngale imaginación a la presentación del plato. Cuanto más colorido y vistoso, ¡mejor! Resulta más apetitoso y también más nutritivo.
  5. Intente dar a los niños frutas de calidad y con sabor. Para ello la fruta de proximidad o de cultivo orgánico pueden ser una buena opción. Afortunadamente su adquisición es relativamente fácil en la actualidad, hay muchas tiendas online bío, como por ejemplo como por ejemplo naranjaseco.com
  6. No se olvides de poner fruta en el desayuno: unas rodajas de plátano, unos gajos de mandarina, un vaso de zumo, macedonia con yogur…
  7. Póngaselo fácil: pele y prepare la fruta para que esté disponible y visible dentro de un bol en la nevera en forma de snack para cuando tenga hambre.
  8. Cuando sea difícil disponer de fruta y verdura fresca, piense en otras opciones: la verdura congelada, los concentrados de fruta y verdura o las cremas preparadas con alto contenido en verduras pueden ser una eficaz ayuda. Las cremas con guisantes, calabaza y zanahoria aportan un dulzor especial que les encantará.
  9. Un puñadito de frutos secos o frutas desecadas junto con un racimo de uvas o unas cuantas cerezas en la mochila puede ser una buena opción cuando salgan de excursión.
  10. Acompañe los platos de carne con frutas y verduras cortadas o en puré. El puré de manzana, la piña, la naranja combinan muy bien y hacen muy apetecibles algunas carnes.
  11. Dé rienda suelta a la imaginación y atrévase a probar: flan de espinacas y gambas, tarta de zanahoria, bizcocho relleno de frutas, brochetas vegetales, canelones de verduras… Y recuerde que a ellos les encanta dibujar con la comida así que si colaboran en la confección, ¡mucho mejor!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*