¿Conoces la Ruta del Jabugo?

Los mejores jabugos del mundo se encuentran en la zona de las dehesas andaluzas y extremeñas y todos sus impresionantes parajes, que se convierten en uno de los lugares más impresionantes para cuidar a los cerdos ibéricos, alimentarlos y curar los mejores jamones de jabugo.

Si nos ubicamos en las dehesas onubenses, tenemos como resultado la mejor ruta gastronómica, para disfrutar de un producto de gran calidad y referente en nuestro país, gracias a la Ruta del Jabugo, que se sitúa en Huelva y se encuentra dentro de la Ruta del Jamón Ibérico.

Se trata de una divertida y apetecible forma de probar este producto de primera calidad, además de apreciar el interés turístico de esos lugares. Son paisajes únicos y combinados con la experiencia gastronómica que propone la Ruta del Jabugo, aún más.

La cata del jamón depende mucho de cómo esté hecho el corte del jamón, porque puede favorecer o entorpecer el gusto del mismo. Cortar el jamón es todo un arte, por eso es mejor visitar lugares expertos que sepan apreciar la calidad del producto. En la Ruta del Jabugo podrás encontrar lugares que cuentan con expertos cortadores de jamón y además lo presentarán de una forma espectacular, para que puedas disfrutarlo de la mejor manera posible.

La Ruta del Jabugo es una muestra del éxito que supone el turismo gastronómico en nuestro país y en todo el mundo. La gente quiere conocer la cultura desde la comida, probar sus platos para conocer nuevos sabores, especias, cocciones, combinaciones de sabor…

Un plato de jamón de jabugo cortado bien finito, acompañado de una caña o una copa de vino tinto y un poco de queso puede llegar a ser uno de los mayores placeres gastronómicos, por eso es recomendable apostar por restaurantes que saben cómo tratar el producto para potenciar su sabor y la experiencia gastronómica.

El jamón de la Ruta del Jabugo procede del cerdo ibérico de Huelva y la Dehesa. La diferencia entre un cerdo ibérico y uno que no lo es está en la raza autóctona y se diferencia por el modo en el que viven, ya que se crían de manera extensiva, en libertad y se alimentan de los pastos de las zonas de la Dehesa, a base de hierba fresca y bellotas. Hacen ejercicio diariamente para buscar las bellotas y esto se nota también en la calidad del jamón ibérico.

Si quieres disfrutar al máximo de la Ruta del Jabugo, acércate a su lugar de procedencia, a los campos donde se alimentan los cerdos ibéricos y vive, acompañado de familiares y amigos, toda una experiencia gastronómica que no podréis olvidar jamás.

Fuente: http://cocinillas.elespanol.com/2017/05/la-ruta-del-jabugo/

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*